el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

miércoles, abril 09, 2014

Meditación en el círculo


Me han aconsejado en repetidas ocasiones la práctica de la meditación.
La búsqueda de ese estado de paz interior, equilibrio emocional, avance en la autorrealización...directamente es el gran tema, del que parten la mayoría de otros grandes temas.
Confieso que mis pinitos meditativos sí que he hecho. Muy a mi manera, con dudosos resultados. No se puede decir que no lo haya intentado.
Pero al fin creo haber encontrado la puerta hacia mi nirvana particular: 
Nikolay Diletsky, Idea grammatiki musikiyskoy (Moscú,1679)
el círculo de cuartas (o quintas, según en qué sentido se mire, nunca mejor dicho, a derecha o a izquierda). Para los profanos: me refiero a la representación geométrica de las relaciones entre los 12 tonos de la escala cromática.
Llevo unos días ejercitándome, girando en el sentido de las agujas del reloj y también en contra del tiempo.Y empiezo a tener claro que, después de un rato subida a esta noria, estoy a punto de llegar a un estado parecido al de la tan bien publicitada meditación. Botón off a pensamientos cotidianos. Mente en blanco, y en negro, como las teclas del piano.
O quizás...quizás existe una fórmula secreta que los pitagóricos supieron preservar. Y, una vez completado el sortilegio, tus sentidos se abren a una nueva dimensión cuyo origen y fin reside en un valor residual que, aun por ínfimo, no consigue que la imperfección deje de ser perfecta.
Situado en el punto exacto del círculo te ofreces como eslabón, abres los brazos, estiras las manos al máximo y cuando logras cerrarlo, a través de las puntas de tus dedos, se te revela la auténtica armonía de las esferas.