el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

domingo, octubre 11, 2009

Y aún te digo más

"El que tenga oídos, que oiga".

Evangelio según San Mateo, 13, 9

Se puede decir más alto pero no más claro

"Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios".

Evangelio según San Marcos, 10, 25

lunes, octubre 05, 2009

Del leer y el escribir


Entre mis pocas manías se cuenta la de acumular libros que no leo. Quiero decir: que no leo inmediatamente. Muchos los he comprado movida por una pulsión irrefrenable sabiendo que tarde o temprano les llegaría su hora.

(...el diablillo que me sopla al lado derecho resume estas líneas en dos palabras: compulsiva y holgazana. Él siempre tan amable...)

También se quedan en el cajón libros regalados. Y al desempolvarlos, después de tantos años, resurgen dedicatorias hablando de amor y momentos felices como si fueran eternos. Ahora ya sé, ya sabemos, que lo único eterno en realidad son las dedicatorias.

Del cajón de las dedicatorias recuperé el que ha sido para mí el libro del verano que dejamos atrás:

La sonrisa etrusca, José Luis Sampedro.


Uno de esos libros que resuelve el debate entre literatura y "libros de consumo". Me prestó un momento surrealista (otro más) al hacerme emocionar en la playa: no hay escenario menos apropiado para que se te escapen unas lagrimillas leyendo. Por lo menos de día y con todas las sombrillas, toallas, niños jugando en la arena, parejas jugando a palas y todo aromatizado por el collage de cremas de protección solar.


Y ahora, que en cualquier momento nos sorprende el otoño, he rescatado de la estantería:

Así habló Zaratustra, Friedrich Nietszche.
A lo mejor algún día me atrevo a comentar algo de este libro. Pero hoy no.
"De todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu.
No es cosa fácil el comprender la sangre ajena: yo odio a los ociosos que leen."
(...)
"Valerosos, despreocupados, irónicos, violentos -así nos quiere la sabiduría: es una mujer y ama siempre únicamente a un guerrero."
(...)
"Yo no creería más que en un dios que supiese bailar".