Entradas

Mostrando entradas de 2009

Y aún te digo más

"El que tenga oídos, que oiga".

Evangelio según San Mateo, 13, 9

Se puede decir más alto pero no más claro

"Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios".

Evangelio según San Marcos, 10, 25

Del leer y el escribir

Imagen
Entre mis pocas manías se cuenta la de acumular libros que no leo. Quiero decir: que no leo inmediatamente. Muchos los he comprado movida por una pulsión irrefrenable sabiendo que tarde o temprano les llegaría su hora.
(...el diablillo que me sopla al lado derecho resume estas líneas en dos palabras: compulsiva y holgazana. Él siempre tan amable...)
También se quedan en el cajón libros regalados. Y al desempolvarlos, después de tantos años, resurgen dedicatorias hablando de amor y momentos felices como si fueran eternos. Ahora ya sé, ya sabemos, que lo único eterno en realidad son las dedicatorias.
Del cajón de las dedicatorias recuperé el que ha sido para mí el libro del verano que dejamos atrás:
La sonrisa etrusca, José Luis Sampedro.

Uno de esos libros que resuelve el debate entre literatura y "libros de consumo". Me prestó un momento surrealista (otro más) al hacerme emocionar en la playa: no hay escenario menos apropiado para que se te escapen unas lagrimillas leyendo. Por …

El final del verano

Imagen
foto-montaje:Gilbert Garcin





Perderme.



O lo que es lo mismo,

concentrarme

en cualquier cosa

para salir de

la espiral mullida y gris

en que, al mínimo descuido,

se convierte mi cerebro.



Quedar atrapada

en otra historia

ficticia,

cuanto más mejor,

escrita a tinta

color sepia

y que huela a húmedo

y a antiguo,

cuanto más mejor.



Leer.

Me voy a la playa con este libro...

Imagen
Camino a la libertad. Historia social del blues. Manolo López Poy. Bad Music Blues. Precio 15 € (gastos envio incluidos) solicitalo enviando tu nombre, dirección y telefono de contacto a : blues@badmusicbluestv

Blues, blues, blues...

Imagen
No conservo el recuerdo claro de mi primer encuentro con el blues. Había escuchado a B.B.King colaborando en el Rattle and Hum de U2. Tenía un par de cintas recopilatorias que compré de oferta en El Corte Inglés, y por allí sonaban Katie Webster, Koko Taylor... Mi padre tenía música de The Rolling Stones, Ray Charles y Aretha Franklin en casa. También me gustaban y me gustan otras músicas: rock, pop, soul, gospel.... Y el blues se fue diluyendo en el espejismo de una vida cómoda aunque frágil.
Recuerdo perfectamente la segunda vez que me requirió el blues. O mejor, que yo fui hacia él como una sonámbula. A menudo intento rebatir el prejuicio de que el blues es siempre triste. Pero la verdad es que el día en que volví al blues algo me desgarraba por dentro. Por suerte las heridas acaban haciéndote más fuerte. Se van curando y ahora observo mis cicatrices, para recordar que es una época genial para seguir tocando blues con el bagaje de lo vivido y la gratitud por la gente y los buenos m…

Brother Ray

Imagen
"Los chicos de la banda sabían tocar buen blues. Eso era lo principal. El que no pudiese con el blues, estaba fuera antes de empezar. Si no eres capaz de sumergirte en el lodo y sacar la música de las tripas, es que algo falla." Brother Ray. La autobiografía de Ray Charles. Ray Charles y David Ritz (Global Rythm, 1978)

CEO

Imagen
Charlando con Gerard durante su última clase de piano, para despejarnos un poco de escalas y arpegios, le hice la típica pregunta ¿y tú qué quieres ser de mayor?
Gerard tiene 11 años y me respondió con unas siglas pronunciadas en un inglés perfecto que no llegué a comprender. Cuando me las tradujo en castellano tampoco las entendí. Me explicó más o menos en qué consistía dicha profesión. Ante mi gesto de incomprensión concluyó, y así me quedó finalmente bastante claro:

"Quiero estar en el último piso del edificio más alto de Nueva York, asomarme, mirar hacia abajo y al horizonte y gritar: I´m the king of the woooooorld"


En la segunda mañana que despierto en mi nuevo piso de la derecha del ensanche barcelonés, un quinto de alquiler sin ascensor, me asomo al balconcito: a un lado un viejo edificio de oficinas, al otro una residencia de ancianos, y enfrente, algo más alejada, la Sagrada Familia. Agarrada a la barandilla no puedo evitar gritar:

"Aim de qüin of de guoooooooooool…