el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

domingo, noviembre 18, 2007

Mi izquierditis

Que no. Que no va de política la cosa.

Se trata de una nueva dolencia que inauguré hace unas semanas y que, afortunadamente, está remitiendo. Todo empezó con una leve molestia, como un dolor de cabeza de esos que se concentran en los ojos, pero en este caso focalizado en el ojo izquierdo. Al poco noté una ligera inflamación de garganta concretamente en la amígdala izquierda. Y , para acabarlo de arreglar, al inspirar sentía un pinchazo en el costado izquierdo. Lo que me hizo dar con el diagnóstico indiscutible. Padecía de izquierditis.

Debo decir que siempre me he sentido muy frágil de mi lado izquierdo. Sobre todo por mi archiconocida sordera de ese oído en concreto. No me preocupo por ocultar ese defecto de audición. Es más: intento darlo a conocer de inmediato. Así evito que piensen que estoy loca cuando camino al lado de alguien y empiezo a darle vueltas buscando mi sitio acústicamente óptimo. O cuando charlando en los bares empiezo a mover la cabeza a lado y lado de mi interlocutor como el malo de matrix cuando se reencarna en un cuerpo ajeno. Más de uno pensará que intento jugar al despiste cuando en realidad sólo intento enterarme de lo que me dice. Claro que otra opción, que confieso practicar..., es la de sonreir y decir sí a todo: "Sí, sí...claro... ya ves...". Intentad comprenderlo: a veces es agotador ser parcialmente sorda.

Volviendo a mi izquierditis, ahora ya estoy mucho más tranquila. Pero estuve a punto de ir al médico. Así por fin conocería al futuro marido que mi madre había dispuesto para mí. O para mi hermana. Sí. Mi madre quería al médico del CAP de su barrio como yerno, indistintamente de la hija con la que se desposara. Mientras fuese hija suya, claro. Eso ya lo tendríamos: una hija trentañera casada. Y ... bueno, ya se encargaría, supongo, de buscar otro buen partido para la que quedara soltera. En realidad, lo que quiere mi madre es ir de una vez a una boda para ponerse una pamela, que la gente se arrejunta y ya no se casan ni ná... Pero, ilusa que es la condición femenina de por sí, el doctor en cuestión ya está casado y con hijo, que nos lo dijo el novio de una amiga de mi hermana, que lo conoce. El disgusto no ha sido tan grande porque, por lo que me cuentan, no era especialmente atractivo. Sólo era médico.

Total. Que afortunadamente no he tenido que ir a ninguna consulta para intentar explicar que me dolían varias cosas casualmente todas localizadas en el lado izquierdo de mi cuerpo.

Esa experiencia surrealista que me ahorro.




2 Comments:

Blogger Stella Blue said...

oye! ¿Pero tú eres zurda o no?

10:29 a. m.  
Blogger Imaginari said...

Solo te ha faltado decir que hacia poco viste la pelicula "mi pie izquierdo" para acabar de redondearlo.

4:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home