Game over

¡¿Será posible?!

¿Pues no va mi conciencia y pasa de ser eso verde a colarse en el cuerpo de un joven pianista que me recuerda que nada es tan relativo como yo pretendo para no tener cuentas pendientes con eso que la gente llama dignidad?!

¿Y no llego a casa de madrugada y me encuentro con Aretha en la tele deletreando la palabra mágica que va a hacer o eso espero que este juego acabe de una vez y que en realidad se pronuncia primero hacia adentro y sólo así puede salir después?!

La vida salpica...

Comentarios

Entradas populares de este blog

FILOSOFÍA COTIDIANA II: Filosofía de la sorpresa

Estaba yo pensando...

Selbst