Entra...


Ya pasó un año desde mi última visita (y trece desde que escribí esto...)

Y el bosque sigue creciendo.



El brillo grisáceo del astro acompaña mi sombra

El gris reluciente del astro avanza conmigo


Su luz blanca penetra en las formas hasta transformarlas en cuerpos cósmicos, mágicos


También ella sufre la metamorfosis


Sus ángeles cobran vida

Sus trompetas resuenan por toda la ciudad

Seres animales se deslizan por sus torres en un sendero sin fin

Todos claman en honor del dios


Sanctus

Sanctus

Sanctus


Pero en la puerta de salida acecha la muerte

Y en la oscuridad sufre el dios


El dios-hombre ha visto el osudo y callado rostro de Thanatos

Desnudo, frío, sólo ante los espectadores, un público que lo desprecia

Antes lo amaban

Antes era hermoso

Ahora lo desprecian


No se oyen las trompetas


Silencio en el blanco sepulcro

Comentarios

Pau ha dicho que…
Quien se para un segundo, puede apreciarlo. Las piedras se levantan con forma matemática para honrarlos y alabar el sacrificio futuro de su vástago. Su grandeza radica en la libertad que permite admirarlo o ignorarlo.
Anónimo ha dicho que…
sister, què tal per la masia?!?!?
A veure si un dia d'aquests ens veiem i me cuentas :)

Un petonet!
Anónimo ha dicho que…
Cal actualitzar més!!
Anónimo ha dicho que…
això això...que aviat et caducarà i tot :)
El Hombre Que Rie ha dicho que…
a mas lo leo, menos lo entiendo.

Entradas populares de este blog

Selbst

El molino del olvido

Meditación en el círculo