otros reflejos...

Bueno.
Yo no buscaba.
Pero mirándome al espejo me sorprendieron unos destellos luminosos. Y no es ninguna metáfora sensiblona de las mías, no... Al fijarme mejor constaté la inevitable y cruda realidad:

canas


Vale.
Ni mucho menos son las primeras que me veo. Pero es la primera vez que me deslumbran, la verdad. Será por la inclinación de los rayos solares que entraban por la ventana en ese preciso momento. Otro que se ríe de mí.

Así que, como dije más abajo, buscaré en mi propia sombra y la próxima vez que me mire al espejo...

cerraré la ventana.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Oh yeah sister! Faré un post comunitari per les últimes dues novetats del teu blog!!

Foto: mon dieeeeu!!! què veuen els meus ulls? la rebel·lació de les rebel·lacions...la imatge de les imatges...la FOTO!!!! Sense voler, al mirar la foto dos instruments a ritme de blues han començat a sonar a tota màquina :)

Canes: no oblidis, que segons diu la llegenda són símbol d'intel·ligència!
El viejo Peter Pan ha dicho que…
Gloriosa luz artificial que disimula las canas que no queremos ver!! Por desgracia, aunque cerremos las ventanas, siempre aparece alguien que, fijando su mirada en nuestra cabeza, nos exclama con tono sorprendido: "¿Eso es una cana?".

En la película "Hoy empieza todo" un personaje recita un poema y un verso proclama: "ella peina sus nieves". Por mi parte, querría que siempre fuera primavera.

Un beso!!
Dammy ha dicho que…
Jooo, yo quiero canas, de verdad que las quiero... Es que mi final es mucho más triste, yo algún día seré calvo a menos que me empiecen a salir canas, muchas canas, pero YA. :-P

Un blogsaludo.
miriam ha dicho que…
Creo que mientras me sigan poniendo 25 años las podré soportar... je je je
Anónimo ha dicho que…
No me sorprende, querida Sister, que en este preciso momento de tu Vida te asusten los símbolos de crecimiento y madurez. Ahora sos una niña, honey. ¿Qué vas a hacer?

Disfrutar de tus miedos, ansias, dudas... es lo que recomiendo. ¿O a que hemos venido sino? ;)

Un dato: Yo tengo cuatro o cinco canas desde los once años :D

Sabia adolescente, olvida las edades y el miedo a crecer, olvidas la relatividad de todo ello... Recuerda que tan sólo depende del lugar de la Tierra en que hayas nacido para que te hubieran casado a los quince años, como en algunas culturas, o de las épocas... no hace falta atrasarse muchas generaciones para ver que hubieras empezado a trabajar a los ocho años, en tu misma ciudad de nacimiento... Y en otras latitudes del globo, probablemente ya estarías enterrada, donde la esperanza de vida de la población se limita a los treinta...

Todos crecemos diferente, y cuando menos te lo esperas, tienes treinta y estás en el pleno cosquilleo de los quince...

Eso sí: las cosas aprendidas no te las quita nadie... salvo algún exceso salvaje de ciertas drogas alucinógenas que podrían bloquear o causar estragos en la secuencia de tu memoria, jeje...

Un beso, linda... Ya nos vemos.

Marla.
bLuEsMaN ha dicho que…
No estoy fijo, pero creo que Bonnie Raitt en el tinte mete un mechón con canas adrede. Y la verdad le queda muy bien.
Es cuestión de encontrar significado a las cosas.
Siempre tienen alguno.

saludos

Entradas populares de este blog

Selbst

El molino del olvido

Meditación en el círculo