Mujeres, y III.

Aretha Franklin.

Dedicado a una mujer que debió llamarse Aretha.
Si hubiera sido así habría tenido dos cosas en común con la reina del soul: el nombre y el don de emocionar con su voz.
Pero le pusieron Julia.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un descanso
Para dar paso
A la presentación de las columnas.

He decidido que no soy suelo
Sino techo sin luz
Mi sombra es mi consuelo
Y luego apareces tú

Y vas y me aguantas
Aunque no me adorne con lámparas
A golpe de cerilla me levantas
Y me guardas todas las cáscaras

Sin verterme, por encima, el desperdicio

Tú no lo tienes
...

Por la patilla, desde los versos despiertos por la noche, que sufren de insomnio y se quedan mirando la noche


Desde algunos tejados sin vértigo.

P i A n O t R i S t E
"bErnat al piano" ha dicho que…
Espero que tot això sigui un cicle, perquè si no hauré de començar a dir-te monotemàtica, i tocar només un tema no és no ni en el blues ni en res jejeje!
Ara que me'n recordo, un dia al Harlem van fer una cançó d'aquelles amb un sol to, i llarga, de les que es fan tan avorrides, i vaig pensar: "que monòtona". I després vaig adonar-me: mai més ben dit!!! jajajaja

Bé, un que es distreu. Ens veurem suposo el dimarts. Si me'n recordo, et faig un super CD James Booker. Si vols envia'm un sms el mateix dimarts perquè no me n'oblidi.

Entradas populares de este blog

Selbst

El molino del olvido

Meditación en el círculo