Piano triste


Miraste de frente al abismo

sin vertigo

y, al no ver miedo en tus ojos,

te devolvió a la calle.

No te devoró con la condición

de que no lo olvidaras.

Comentarios

Cabeza Mechero ha dicho que…
El simple hecho de que yo no entienda estas prosas poéticas, no es ÓBICE para que no reclame mi comentario. Jeje, tienes una deuda.
Cabeza Mechero ha dicho que…
Por lo que veo el abismo es generoso a cambio de respeto. Miento, no es generoso, si no caritativo. La caridad ofende al que la ofrece y al que la recibe (en realidad, creo que eso era la propina), ¿existirá algún abismo solidario? No. Los abismos, abismos son.
Dammy ha dicho que…
Y a partir de entonces, ¿empezó a sentir miedo o era un recuerdo positivo?
miriam ha dicho que…
Simplemente aprendió a convivir con él.
Anónimo ha dicho que…
A veure si actualitzem el blog que ja tinc ganes de veure més neures, pensaments, bona música....

Cuida'm el petit tresor africà :)
miriam ha dicho que…
Les neures te les reservo per a què les aguantis en viu ;)

No pateixis pel teu tresor. Ara és un tresor compartit.

A veure si abandones l´anonimat!

Petons

Entradas populares de este blog

FILOSOFÍA COTIDIANA II: Filosofía de la sorpresa

Selbst

De caminos y libros