Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2007

Piano triste

Imagen
Miraste de frente al abismo
sin vertigo
y, al no ver miedo en tus ojos,
te devolvió a la calle.
No te devoró con la condición
de que no lo olvidaras.

Calamaro, Drexler, él y yo

Primero:
Soy vulnerable a tu lado más amable
soy carcelero de tu lado más grosero
soy el soldado de tu lado más malvado
el arquitecto de tus lados incorrectos


Al poco:No queríamos dormir
nos queríamos comer el mundo
No podíamos dejar de estar a solas ni un segundo
Ida y vuelta de la cama
a la alfombra voladora
nos bastaba con dejar pasar
dejar pasar las horas


Y después:
Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da
Nada es más simple, no hay otra norma:
Nada se pierde, todo se transforma.

Gracias a la ciencia

Y gracias a Punset:

"Las investigaciones más recientes han revelado que la música, al actuar sobre
el sistema nervioso central, aumenta los niveles de endorfinas, los opiáceos
propios del cerebro, así como los de otros neurotransmisores, como la dopamina,
la acetilcolina y la oxitocina. De las endorfinas se ha descubierto que dan
motivación y energía ante la vida, que producen alegría y optimismo, que
disminuyen el dolor, que contribuyen a la sensación de bienestar y que
estimulan los sentimientos de gratitud y satisfacción existencial (...). Este
estudio sugiere que la música recluta sistemas neuronales similares a los que
responden específicamente a los estímulos biológicamente importantes,
relacionados con la supervivencia -como el sexo y la comida-, y también a
otros que se activan artificialmente con las drogas." (Eduard PUNSET, El
viaje a la felicidad. Las nuevas claves científicas
.) Ya avanzada la mañana pongo uno de los discos de Drexler y con los primeros compases de Sea se me…
Imagen