el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

lunes, enero 29, 2007

...y hablando de dios

domingo, enero 28, 2007

Por decir algo...

...diría que soy agnóstica.
Fui a un colegio religioso hasta los 18 años. Conservo una relación casi familiar con algunas de las mujeres, religiosas, que fueron mis profesoras. Voy los domingos a tocar el órgano a misa. Durante años tuve un grupo de gospel. El verano pasado participé en un curso de piano que se hacía en un antiguo priorato francés.
Y la semana pasada me dicen que, en julio, la semana intensiva con la que finaliza el curso de pedagogía que estoy haciendo tendrá lugar en un monasterio benedictino cerca de Segovia.
...mmm... Vamos a ver. Al de arriba: ¡¿estás intentando decirme algo?!!

miércoles, enero 17, 2007

Linda Hopkins

If I should take a notion
to go out and jumpin´the ocean
ain´t nobody´s business if I do

domingo, enero 07, 2007

Monstruos y sueños


Así titula la psicóloga y escritora Remei Margarit su artículo del día de reyes en La Vanguardia. Habla de los monstruos que asustan a los niños por las noches y desvelan su sueño. Y de cómo los monstruos crecen con esos niños y en nuestro intento de comprenderlos y vencerlos, o de vencerlos comprendiéndolos, toman la forma, en el subconsciente, de sueños enigmáticos o pesadillas.

"En el niño, todavía no hay nada más que las impresiones favorables o
desfavorables que recibe durante el día, así como parte de sus fantasías
añadidas; en los mayores, ese espacio atemporal que son los sueños suele
poblarse con lo vivido y lo reprimido con toda su crudeza, el amor y el odio
surgiendo sin cortapisas y campando por sus respetos. Es ahí donde se halla el
gran laboratorio de destilación de los acontecimientos que vivimos. Soñar es
como una depuración de los sentimientos y emociones."


Hace días soñé que algo se rompía y los pedazos me cortaban en los brazos y en el cuerpo. Eran heridas pequeñas teñidas por un rojo oscuro, espeso y contenido. No dolía. No sangraba. Pensaba que debía tener miedo pero no tenía. Así que ya puedes salir de debajo de la cama porque no quiero tener miedo. Nunca más.