el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

jueves, septiembre 28, 2006

Pero volvamos a principios del XX...





...por un momento.
En uno de sus anteriores comentarios el sr. Mestre nos hizo prestar atención al baterista de la foto. Y es que los tiempos han cambiado...y mucho. Los bateristas , hoy día, tocan su complejo instrumento cómodamente sentados, con un pie accionando el charles y el otro, el pedal de bombo, cual schumacherdese al volante de un fórmula uno.
¡Y aquí el pobre hombre parece que tenga que levantarse para tocar directamente el bombo con la baqueta!
Eso o... está adelantando la batería para salir en la foto...
Quizá algún estudioso de la historia de la percusión podría sacarnos de dudas...

Vivimos en otra época. Hoy en día los bluesmen (y no sólo ellos, algún que otro anarquista declarado también) están felizmente casados o viven con sus padres, tienen coche, hipoteca, contrato indefinido. Pero el blues permanece misteriosamente en un tiempo que en apariencia no es el suyo. Hay algo que no ha cambiado: el desgarro en el alma, la electricidad en la piel, el deseo, la ironía. Si alguna vez escucháis un blues y sentíis algo de esto, no intentéis resistiros ...ya será demasiado tarde.
Próximo capítulo: No disparen al pianista.

4 Comments:

Blogger Cabeza Mechero said...

Yo de historia del blues se bien poco, pero los bateristas de rockabilly tocan depié y únicamente (los más puristas) utilizan la caja y el platillo. También he visto a algunos tocar con bombo, depié también.

Un saludo!

3:22 p. m.  
Blogger India Ning said...

Tienes razón en cuanto a la descripción de blues y lo que te hace sentir. Sigue llegando igual, por muchos años que hayan pasado. Sigue penetrando cada una de sus notas.
besos!

3:31 p. m.  
Blogger Umma1 said...

No soy adicta al blues, lo disfruto cuando pasa por mi lado.
Pregunto a quienes lo buscan, verdaderametne los músicos logran transmitir pasión.
Tengo la teoría que nuestros tiempos son descafeinados y que lo aquello que producimos tiene poco compromiso emocional.
Me encantaría saber que hay gente que aún goza a lo grande.
Saludos

1:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estaba entrenando en un equipo de fútbol americano, cuando recibí un golpe muy fuerte en la cabeza, y mientras estaba inconsciente en el suelo, sonaba en los altavoces del campo, una versión del C’mon feel the noize, interpretado por Quiet Riot…quedé seriamente dañado, y quedé enganchado al heavy metal/hard Rock. He llegado a los 40 y aún persiste, y los médicos dicen que no hay solución.
En mi descarga diré, que si pones un blues a tope de revoluciones, suena como un rock enérgico, y es que a lo mejor resulta que me gusta el Blues, pero como soy un poco espitao…

7:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home