El molino del olvido


Gilbert Garcin (La Ciotat, 1929) comenzó su labor artística a los 65 años tras jubilarse como vendedor de lámparas de Marsella. Sus montajes fotográficos son artesanales. Nada de photoshop : tijeras, pegamento, cartón... Sus obras son poesías visuales que hablan de la condición humana, unas veces irónicas, otras casi trágicas. "¿Mis referentes? Haber vivido más de 70 años, no hay más"

Comentarios

Cabeza Mechero ha dicho que…
Bonita metáfora de la vida.
He visitado la web de este hombre, de haber sabido de él antes de hoy, seguramente hubiera ido a la exposición que hizo en el hospi hace un par de meses.
Saludos!
miriam ha dicho que…
Sí! yo lo supe y no fui. A partir de entonces intento abrazar la filosofía del carpe diem. Que se nos va! la vida se nos va!
Hoy no me pierdo el concierto de swing ;)
Gracias por visitar el círculo!
Reich ha dicho que…
Uys! es posible que me sienta identificada con ese pobre hombre?... el de la foto, digo.

Con la memoria de pez que tengo y lo reincidente que tiendo a ser, creo que mi problema se ve perfectamente reflejado en esa foto...

Besos.
Gollus ha dicho que…
Hola! Te -recojo- esta entrada para mi Blog. Me gustan mucho los trabajos de Gilbert Garcin.

Saludos. ;)
Gollus.

Entradas populares de este blog

FILOSOFÍA COTIDIANA II: Filosofía de la sorpresa

De semillas y llaves

Selbst