el círculo de selbst

"Per molt que sapies es molt mes lo que ignores"

Mi foto
Nombre:

miércoles, junio 28, 2006

Altafulla


Documentado en 1059. Es un castillo-palacio de forma poligonal con torres angulares pudiéndose distinguir en buen estado las almenas. A lo largo del siglo XVII recibió varias modificaciones en su interior. En el año 1359 ya figuraba como señor del castillo Luis de Requesens, si bien parece que en 1324 fecha en que fue incorporada a la Corona la baronía de Entenza y el condado de Prades ya podía haberlo adquirido ésta familia. El castillo de Altafulla había formado parte de los amplios dominios que los señores de Entenza (anteriormente ésta baronía se llamaba de Castellvell) habían poseído dentro de los límites del arzobispado de Tarragona. En 1413 regía como señor de Altafulla, Lluís de Requesens.

lunes, junio 26, 2006

FILOSOFÍA COTIDIANA I: Filosofía simétrica

Tras un breve trayecto en autobús la Nueva y yo nos disponemos a pisar la arena de la playa; y, para mí, será la primera vez este año.
Para algunos lectores la Nueva es un personaje relativamente novedoso, de ahí su apodo. Pero he de decir que para mí la Nueva no lo es tanto. Podría ahora descubrir su verdadera identidad. O, teniendo en cuenta la cantidad de años que hace que nos conocemos, referirme a ella como la Vieja. Pero, con la sincera intención de conservar su amistad y para mayor comprensión de los lectores, la Nueva seguirá siendo la Nueva.
La playa es uno de los escenarios arquetípicos de la filosofía simétrica. Más concretamente, la playa en binomio con el verano. El homo contemporáneo se amodorra, como expresión máxima de movimiento, una vez echado en una toalla sobre la arena. La función de los rayos solares es determinante: llevan al cuerpo humano a una temperatura cercana a la del vientre materno, despertando así sus recuerdos intrauterinos. En ese estado puede llegar a cotas máximas de placer.
La percepción temporal también sufre alteraciones a destacar. No existe el pasado ni el futuro. Y el presente se concentra en un suspiro. En algunos homines qui nunc sunt el presente se concentra en...un ronquido.
Según la idea cartesiana, dormito ergo sum. Así, la Nueva y yo fuimus.
Llegamos así al enunciado de la que llamaremos filosofía simétrica directa:
"¡Qué bien se está cuando se está bien!"
Por oposición, también se recurre a la filosofía simétrica en estados carenciales (término un tanto ambiguo, todo sea dicho). Un dolor de muelas, por ejemplo, como el que ha sufrido mi hermana esta última semana. Por sus muecas y su humor, más que un estado carencial el dolor de muelas debe ser una señora putada. Si en situación normal el ser humano es poco o nada consciente de su realidad física, cuando tan sólo una pequeña pieza del engranaje falla causando dolor dicha pieza se erige en el todo. El sujeto entonces rememora el tiempo en que no le duele nada aunque a los pocos minutos de volver a la normalidad vuelva a la inconsciencia de su propio bienestar.
Y aquí viene el segundo axioma de la filosofía simétrica, en este caso, opuesta:
"¡Qué bien se está cuando no te duele nada!"

domingo, junio 18, 2006

Domingo 11 de junio

La luz rompe contra la piedra.
Entro por un lateral de la fachada esquelética y tenebrosa. Intento escapar del río humano y, en parte, lo consigo. Una vez más vuelvo a tocar la palma fosilizada a los pies de la cruz. Divina providencia; mundana casualidad...
"Lo que tengas que hacer, hazlo deprisa", se lee en la piedra.
Me adentro en la nave que parece un bosque lleno de árboles altísimos. A través de sus ramas se cuela por las vidrieras la luz transformada.
Todo está dispuesto según ideas ya centenarias. Pero, al mismo tiempo, acaba de surgir. Casi de la nada. Todo es nuevo.
Avanzo sin pensar.
Antes de salir me detengo a contemplar la unión entre lo viejo y lo nuevo. El río pasa por mi lado.
Sonrío imaginando que en el momento en que la piedra oscura y la piedra blanca se tocaron por primera vez todo el edificio tembló.
Cruzo el umbral que da a la fachada del nacimiento y, ya en el exterior del templo, intento encauzarme en el caudal... sin conseguirlo.
No és de doldre que jo no pugui acabar el Temple; jo em faré vell i hi hauran d´anar d´altres a renovar-se; així serà, àdhuc, més grandiós.
Antoni Gaudí

lunes, junio 12, 2006

El Temple, 1898


"El Temple creix a poc a poc, però això ha passat sempre i en totes les coses que han de tenir llarga vida, les quals solen tenir interrupcions. Els roures centenaris triguen anys i anys a éssers grossos, i a vegades un any de gelada els interromp la creixença; en canvi, les canyes creixen ràpidament, però a la tardor el vent les abat i no se´n parla més"
Antoni Gaudí

domingo, junio 11, 2006

El funámbulo, Gilbert Garcin

viernes, junio 09, 2006

Piedras

Hace un tiempo mi amiga Adri que había estado de viaje en Argentina me trajo un souvenir cuánto menos... curioso. Una piedra.
Entiendo que el regalito inspire más de un comentario malicioso: "Como tu amiga no sea Neil Armstrong, ¡vaya mierda de regalo!"
La piedra en cuestión la había recogido ella misma de la tierra. "¡Qué menos!", seguiría el malicioso.
Quiero decir que no la había comprado en ningún mercadillo, de esas que venden colocadas en un pequeño pedestal con Recuerdo de Argentina grabado en la base.
Mi piedra no era la única que Adri adquirió en Argentina. En algún momento de su viaje pensó en la gente que la esperaba al otro lado del Atlántico. Una a una fue buscando las piedras que le recordaban a cada uno de nosotros. Todas eran diferentes. Una era de forma redondeada, muy pulida, gris claro. Otra, más amorfa, vidriosa casi transparente. Otra, color rojo tierra, angulosa. No sé explicar muy bien el por qué pero cada piedra era fácilmente asociable a su nuevo dueño. Sorprendida, enseguida me reconocí en la piedra que mi amiga había escogido para mí. Y también vi, de alguna manera, reflejados en sus piedras a los demás. Por una vez, la costumbre de traer objetos absurdos de los países que visitamos cobró una nueva dimensión.
Una piedra, nada más absurdo. Mi piedra, nada más sincero. No podía ser más que para mí.

lunes, junio 05, 2006

Quadern de l´Havana



El Quadern de l´Havana d´Helena Ginès, amb il.lustracions de Pere Ginard, és una divertida i desenfadada narració de les vivències d´un grup de músics a l´Havana l´agost passat. A la vegada, és un projecte solidari amb molts estudiants de música que a Cuba no tenen partitures en condicions per a la seva formació ni possibilitats d´adquirir-les. El Quadern de l´Havana es ven per 6 euros, 4 dels quals van per al projecte d´enviar partitures a dos conservatoris cubans i els altres 2 són el cost de cada llibret.
Si us interessa podeu contactar a quaderndelhavana@yahoo.es